La habilidad auditiva

Escuchar es una de las primeras habilidades que desarrollamos los humanos para hablar un idioma. Desde que somos bebés, recibimos información a través de nuestros oídos, esta se almacena en nuestros cerebros y, eventualmente, comenzaremos a reproducir esa información oralmente. Por esta razón, la habilidad auditiva es de suma importancia al momento de aprender un segundo idioma, ya que funciona de la misma manera. Sin embargo, a muchos estudiantes se les dificulta desarrollar esta habilidad cuando están aprendiendo, ya sea porque no prestan la suficiente atención, porque quieren traducir todo, o porque el audio es de un nivel más avanzado. 

Entonces, ¿qué podemos hacer para mejorar?  

Lo primero 

Idealmente, antes de escuchar algún audio o video, deberíamos familiarizarnos un poco con el tema. Por ejemplo, si el audio es sobre animales, es buena idea buscar algunos nombres de animales en inglés o el idioma que estemos aprendiendo, su pronunciación o el uso de algunas frases relacionadas al tema. De esta manera, estaremos un poco más preparados antes de comenzar a escuchar e incluso activaremos algún conocimiento previo que tengamos sobre el tema. 

Segundo 

Tenemos que entender que escuchar no es una actividad pasiva, donde escuchamos algo y ya, sino que, cuando escuchamos algún audio o video en inglés u otro idioma, este debe ir acompañado de alguna actividad de comprensión que nos ayude a evaluar si entendimos lo que escuchamos, ya sea algún ejercicio hecho por algún profesor o nosotros mismos que analicemos lo que escuchamos e incluso las palabras de dicho audio. 

Tercero 

Presta atención al audio, de nada nos sirve poner el audio varias veces si no le vamos a dedicar nuestra atención. La habilidad de comprensión auditiva requiere de nuestra atención, ya que, como dije anteriormente, no es una habilidad pasiva, requiere análisis y tiempo para que suceda efectivamente. 

Cuarto 

Así como en otras áreas de los idiomas, la repetición es clave. En esta habilidad es sumamente importante ya que, volviendo al ejemplo de los bebés, repetir lo que escuchamos es parte del aprendizaje y, mientras más lo hagamos, mejor será nuestra pronunciación. Deberías escuchar al menos 2 veces el mismo audio/video, la primera vez para familiarizarte con el tema, y la segunda para responder preguntas o para enfocarte en partes específicas del audio. 

Quinto 

No te preocupes por entender todo lo que dicen, no es necesario. Si es un audio de libro de texto o de algún examen, enfócate en la información que piden las preguntas (años, edades, nombres, lugares, etc.). En una conversación del día a día no estamos pendiente de todas las palabras que nos dicen sino del mensaje que quieren transmitir; lo mismo pasa al aprender otro idioma, debemos enfocarnos en lo que es necesario para nosotros. 

Sexto 

Utiliza materiales de tu nivel para no frustrarte. Muchos se frustran porque no entienden lo que dicen en las series o películas, pero no se dan cuenta que esto requiere de bastante práctica y repetición. No es algo fácil de lograr, por eso debes comenzar escuchando materiales que sean de tu nivel para entender poco a poco lo que van diciendo y, cuando ya te sientas cómodo, puedes comenzar a buscar materiales que te pongan un poco más de reto. 

Por último, esta habilidad es de suma importancia para desarrollar nuestra habilidad de hablar, para aprender nuevas palabras, para tener un modelo de pronunciación en el idioma que estemos aprendiendo y, mientras más audios/videos escuches, mejor para ti porque te estarás exponiendo a más acentos, temas, palabras nuevas, etc. Puedes practicar esta habilidad diariamente por breves períodos de tiempo y con temas de tu agrado para hacerlo más interesante.