BLOG XEMANT

Aprende un idioma y será más fácil aprender otros

¿Crees que sea cierto que aprender un idioma te hará más fácil el aprendizaje de otros? Aquí te respondemos esa pregunta.

La habilidad auditiva

¿Sabías que aprender un segundo idioma funciona más o menos igual a como aprenden los bebés a hablar? ¿Te has preguntado por qué se te hace difícil escuchar cosas en inglés u otro idioma? Sigue leyendo para que descubras por qué y cómo mejorar la habilidad de “listening”

¿Puedo aprender idiomas con WhatsApp?

¿Sueles comunicarte con tus amigos y familiares a través de WhatsApp? ¿Qué tal si lo usas también para practicar el idioma que estás aprendiendo? En este artículo te damos ideas de cómo hacerlo.

La música para aprender inglés

¿Te gusta la música en inglés? Si es así, puedes aprovecharte de esto para mejorar tu inglés rápidamente o para comenzar a aprender. Sigue leyendo para que veas unos tips que tenemos para ti.

Lenguaje inclusivo: la comunidad LGBTQ+ y la igualdad de género.

Todes, amigues, niñes. ¿Has leído o escuchado estas palabras? ¿Sabes lo que es el lenguaje inclusivo? En este artículo te lo contamos.

Aprendizaje de mente cerrada

¿Sabías que los estudiantes con mejor rendimiento son aquellos dispuestos a participar en actividades fuera de su zona de confort? Para aprender un nuevo idioma lo mejor es comenzar con la mente abierta y estar dispuestos a nuevas actividades y metodologías.

¿Es buena idea hablarles a tus bebés en varios idiomas?

¿Crees que los padres deben enseñarle idiomas a sus hijos desde que son bebés? Aquí te hablamos de los beneficios y los posibles problemas.

Ventajas de aprender un segundo idioma

¿Probablemente sabes que aprender un segundo idioma puede abrirte las puertas a nuevas oportunidades laborales y académicas, pero también sabias que trae beneficios para tu salud mental? Sigue leyendo para que aprendas sobre otras ventajas de aprender un segundo idioma.

Las malas palabras no son tan malas... en otros idiomas.

Muchos suelen evitar usar las malas palabras, pero, al hablar otro idioma, resulta un poco menos ofensivo. ¿Sabes por qué? Aquí te lo contamos.